Homeopatía, inmaterialidad y espiritualidad

NOTA DEL PARÁGRAFO 269 DEL ORGANON (HAHNEMANN)
“Por la trituración de una sustancia medicinal y por agitar la solución que la contiene (dinamización) ésta desarrolla los poderes medicinales ocultos en su interior poniéndolos de manifiesto más y más de modo tal que SE PODRÍA DECIR QUE LA SUSTANCIA MATERIAL SE VA ESPIRITUALIZANDO”

Carta de Hahnemann a Mr. Guizot

“Los miembros de la Academia de medicina de París son personas recomendables, pero es preciso no olvidar que una larga costumbre los apega a la práctica de una ciencia defectuosa que, a falta de otra mejor hasta hoy, ha gobernado la salud de los hombres; ignoran lo que es homeopatía ; sin conocerla, la juzgan quimera ; y rehusando
su estudio, no pueden concebir ni sus efectos ni su aplicación. Yo les hago justicia, la de creer que los resultados felices de sus ensayos podrían convertirlos ; pero estos resultados no están obtenidos todavía por ellos, y para conseguirlos es preciso estudiar y experimentar”.

“He aquí mi historia, señor Ministro. A los ochenta años, tengo todavía que pedir perdón a los hombres por el bien que les he hecho”.

(HAHNEMANN. En Cocthcn, ducado de Anhalt, 15 de febrero de 1835.)

Conocimiento Tradicional: Carta Histótica de Hahnemann (1835)

Nota: En la actualidad, el gobierno de nuestra Patria Argentina está en estos momentos empeñado en combatir una pandemia, y desde hace varios meses está pulsando la opinión médica del país y el mundo para arbitrar los medios conducentes a esos fines: lamentablemente, se ha recurrido sólo a la opinión de representantes de la medicina oficial (alopatía) que, pese a sus vastos conocimientos, carecen de la debida y correcta información con respecto a la Homeopatía, carencia atribuible a falla universitaria.
A través de ello, está este gobierno ciertamente empeñado en dar a nuetro país y a sus habitantes la medicina más eficaz, la de mayor jerarquía científica, la más seria y económica a la vez, y esto es razonable y plausible.

Maestros del pasado

Puede que lo que en la actualidad algunos cataloguen como pseudociencia o magia, sea un Conocimiento que tenga un papel importante en descubrimientos aún mas grandiosos a futuro.
Es por esto que a lo largo de la historia de la humanidad las sociedades tienen organizaciones que se ocupan de estudiar y difundir este conocimiento tradicional de los Maestros del pasado, siendo Hahnemann uno de ellos.

“A bordo de los barcos, en esos espacios confinados, llenos de vapores mohosos y acuosos, el miasma del cólera encuentra un elemento favorable para su multiplicación y se convierte en una prole enormemente aumentada de esas criaturas vivientes excesivamente diminutas, invisibles, tan hostiles para la vida humana, en la cual el asunto contagioso del cólera probablemente consiste en millones de esos seres animados miasmáticos, que, al principio se desarrollaron en las orillas pantanosas anchas o en el tibio Ganges, a bordo de estas naves, digo, este miasma agravado concentrado mata varios de la tripulación … “[7].

Pasaron otros 59 años (1890) antes de que Koch viera estos organismos, y más tarde la medicina ortodoxa les dio el nombre de ‘gérmenes’


[7] Hahnemann, “Llamamiento a los filántropos de pensamiento que respetan el modo de propagación del cólera asiático”, 20 páginas, 1831. Publicado en British Homoeopathic Journal, octubre de 1849.